Ambientalización Curricular: formación educativa para la gestión de la sostenibilidad

Revisar las ofertas académicas universitarias en la línea de educación ambiental y gestión de la sostenibilidad en cuanto a la pertinencia, actualidad  y su cumplimiento en las universidades, es un requisito indispensable para la adquisición de las competencias necesarias para la gestión de la sostenibilidad referidas al liderazgo, el trabajo en equipo y en red con base en la interdisciplinariedad y la transversalidad (Jordi y Fermín, 2019) como un aspectos necesario y esperanzador para resolver las problemáticas ambientales que agobian actualmente a la humanidad (Bravo, 2012).

Todos los profesionales deben adquirir conocimiento, habilidades y competencias en el área de la sostenibilidad para aportar desde las disciplinas a la solución de las problemáticas sociales, económicas y medioambientales que se presentan en el contexto.  Por lo anterior, es un componente que se articula en el presente modelo y que se ha de fundamentar en una educación moral y una educación para la solidaridad. 

La educación ambiental debe evolucionar hacia la educación de la sostenibilidad en coherencia con la corriente que lleva su mismo nombre y que busca articular el abordaje de los problemas sociales, económicos y medioambientales (Sauvé, 2010 y Scott, 2010) desde el reconocimiento de los ODS, sus metas y los indicadores que se están trazando a nivel mundial y al interior de las Universidades para cumplir con el propósito global.

El propósito de la Ambientalización curricular es tomar conciencia con base en el reconocimiento del impacto que tiene la acción del hombre por la generación de residuos, el uso de transporte que utilizan como combustible el diésel, el consumo desmedido de los recursos naturales y el impacto de la infraestructura. Reconociendo la importancia de reemplazar tecnologías antiguas por nuevas tecnologías o tecnologías limpias, prácticas saludables, y acciones que permitan embellecer y recuperar recursos como agua, tierra, aire que son fundamentales para la preservación de las especies, incluyendo el hombre garantizando recursos para la presente y futuras generaciones. 

Las competencias que se deben promover para la gestión de la sostenibilidad son: 

⦁ Comunicación asertiva para el diálogo con todos los actores de la comunidad garantizando el bienestar común.

⦁ Liderazgo para promover la solidaridad, el respeto por los derechos humanos en la toma de decisiones.

⦁ Trabajo en equipo para planear alternativas en el cuidado del medio ambiente y proyectos que permitan potencializar el trabajo en red.

⦁ Pensamiento crítico para analizar su entorno y la toma de decisiones frente a las acciones que afectan el medio ambiente.

⦁ Creatividad para proponer acciones y proyectos para la gestión sostenible que propendan por la preservación de la flora, la fauna y el patrimonio cultural.

+2