Grandes procesos de desigualdad y acciones en detrimento del medio ambiente hacen parte de las problemáticas más agudas en nuestro país, relativas al “circuito del alimento” (es decir, la producción, la distribución y el consumo). Desde la disposición del territorio hasta los productos genéticamente modificados, se encuentran visibles numerosas disfuncionalidades de un sistema agroindustrial que ha deteriorado los ecosistemas y puesto en riesgo la disponibilidad de alimentos sanos y la existencia de economías incluyentes.
Pueden postularse a esta línea los siguientes trabajos:


Proyectos agroecológicos en municipios o periferia de ciudades, eco-aldeas, custodios de semillas, restaurantes o locales de medicina natural con redes de proveedores locales.

0